Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Las bellas posaron en el paraíso
  • Próximo álbum

Las bellas posaron desnudas

Este año, Osmel  Sousa no quiso dejar pasar la oportunidad de hacerles a las chicas una de sus travesuras. Por eso llegó con una víbora, a la que llamó Lupita y con la cual las bellas tuvieron que posar.

El cuadro no hubiera estado completo sin la manzana y un musculoso modelo que hizo de Adán. El ingrediente final de la foto fue el atuendo de las chicas: todas posaron sin ropa.

“Me sentí apenada por estar desnuda pero la culebra no me dio miedo. Fue una experiencia muy bonita”, dijo Ana Patricia.

“Yo estaba muy nerviosa. Yo nunca había participado en una sesión fotográfica con todos estos elementos incluidos: Estar desnuda, con un tipo desconocido, con una serpiente y con mucho frío”, dijo Bárbara.

Para la venezolana lo más difícil fue la serpiente. “Se movía demasiado, se ponía dura y yo trataba de moverla, pero ella no se dejaba. La víbora se enrolló en mi cuerpo y me apretaba”, contó.

Pero el estar sin ropa también fue un gran reto para Bárbara. “Yo nunca había estado desnuda, qué vergüenza la que sentí. Esta foto es 100% Bárbara Moros”, agregó.

Hace unos días Raúl González, el presentador de Despierta América, le preguntó a Carolina qué sería lo más atrevido que haría en su vida y ella dijo que posar semi desnuda.

En esta oportunidad la colombiana se puso atrevida y posó sin ropa. “Me encantó la experiencia de posar con una culebra. Me gustó el concepto, fue muy divertido y el modelo estaba muy guapo. Yo me transporté al paraíso  y me sentía Eva”, dijo.

Según Osmel y el fotógrafo, Heidy logró la mejor foto. “Cuando Osmel dijo que íbamos a posar con un hombre, todas gritamos de la emoción, pero cuando dijo que íbamos a posar con Lupita, una víbora, me dio mucha risa”, contó la hondureña.

Pero lo que a Heidy más le preocupó fue cuando el juez dijo que tenía que estar desnuda. “Yo soy bien religiosa y pienso que el cuerpo es el templo de Dios y hay que guardarlo. Pero al final, esto es parte del concurso y nos dejaron tapar lo necesario y como no tengo casi nada (de busto), el pelo me tapó muy bien. Creí que me iba a sentir mal pero no, me gustó la experiencia”, agregó.
Para Fabiola lo peor de esta experiencia fue el posar sin ropa. “Me fue bien. Yo no le tenía miedo a la serpiente. Mi miedo, y mayor vergüenza, fue tener que quitarme la ropa. Qué vergüenza la que sentí al tener que quitarme la ropa delante de todo el mundo. Eso me dio pavor. Pero Osmel vino y me quitó la chaqueta y me dijo que dejara el pudor, que hiciera como si estuviera en la playa.… Pero es que yo no voy a las playas nudistas”, relató la dominicana.

Fabiola solo pensaba en la gente que la estaba mirando y en el modelo que estaba detrás de ella. “Yo no le tuve miedo a la víbora. Hay más víboras en la calle y uno no se da cuenta”, dijo.
Lisandra sufrió con la víbora. “Fue horrible. Al principio me puse bien nerviosa, me dio ataque de risa y después empecé a llorar. Yo me quería morir cuando la culebra empezó a moverse y cuando me sacaba la lengua. Me salieron unas ronchas rojas en el cuerpo de los nervios”, dijo la cubana.

Pero finalmente Lisandra superó la prueba y dejó que la culebra caminara tranquilamente por su cuerpo.

“El posar casi desnuda fue incómodo. Yo nunca lo había hecho y menos con tanta gente y con un modelo al lado mirándome. Te sientes rara, te da pena y además de todo esto, tener que posar con la cara linda, fue bien difícil”, añadió.

Tatiana ya había mostrado el terror que le tiene a los reptiles. “Cuando vi la serpiente comencé a llorar. Yo le tengo pánico, pavor, asco, miedo y ya me ha tocado estar con culebras dos veces. Para esta foto traté de controlar mis nervios y el miedo, y creo que es un reto superado", dijo la puertorriqueña.

Lo que Tatiana aprendió es que cuando las culebras perciben el miedo, aprietan. Por eso, cuando la tenía enrollada en su cuerpo, la culebra apretaba tanto que hasta se le cayó de las manos.

“Fue una experiencia chévere pero sí me dio miedo. Fue tan grave lo de la culebra que yo no estaba pendiente ni del modelo, ni de la ropa”. dijo.

Osmel Sousa y el fotógrafo Billy Coleman fueron los jueces de esta actividad.

Después de analizar todas las fotos, ellos eligieron a Tatiana, Ana Patricia y Heidy como las bellas que lograron las mejores fotografías.

A pesar de que Tatiana le tiene fobia a las culebras, la boricua superó su miedo y posó con 'Lupita' como si esta fuera su mejor amiga.

Lo único malo es que en medio de los nervios y los apretones de la víbora, Tatiana la soltó y 'Lupita' terminó tirada en el suelo del paraíso.

Para Ana Patricia la foto con la víbora fue un juego de niños.

La mexicana se apoderó del reptil como si fuera de mentiras y como si no se estuviera moviendo, hizo su pose y salió muy bien librada de esta actividad.

Aunque Hiedy sintió morir cuando le dijeron que la foto era sin ropa, la hondureña hizo su mayor esfuerzo y dejó su pudor al lado.

Finalmente Heidy pensó que estaba en la playa con un diminuto traje de baño.

La actitud, la pose y la mirada hicieron que esta fuera la mejor foto en el paraíso.

A Fabiola fue la que más trabajo le costó quitarse la ropa.

Pero finalmente hizo "de tripas corazón' y quedó como Dios la trajo al mundo para posar al lado de la culebra, mientras Adán miraba cómo ella sostenía la manzana del pecado.

Carolina fue la única que posó sentada, y mientras ella descansaba en este tronco, la víbora recorrió todas las curvas de su cuerpo.

Con esta foto la colombiana hizo algo de lo que ya había hablado anteriormente, posar semi desnuda frente a una cámara de fotos.

Bárbara fue otra de las chicas que se sintió muy apenada al posar sin ropa, al lado de una persona desconocida, frente a varias personas de la producción y con una culebra en sus brazos.

Finalmente, ¿Bárbara habrá aceptado la manzana que le ofreció Adán?

Al conocer la noticia de esta actividad, Lisandra empezó a reír. Pero la risa de la cubana pronto se convirtió en llanto al ver la víbora.

Fueron tantos los nervios de la rubia, que su piel se llenó de ronchas rojas. ¿Será que Adán vio alguna de estas ronchas en la espalda de la cubana?

Ellas podrán no pertenecer al famoso grupo de las fantásticas, pero nadie puede negar que son bellas, fotogénicas, curvilíneas y que posaron como todas unas diosas.

Aunque Heidy ya dejó la competencia, ¿Crees que Ana Patricia o Carolina tendrán un buen desempeño en la gala final de Nuestra Belleza Latina?

Lisandra, Tatiana, Fabiola y Bárbara son conocidas como las cuatro fantásticas y todas lograron tener su cupo en la gran gala final de la competencia.

¿Seguirán siendo amigas o los nervios de la final las pondrán a competir entre ellas?

Y... ¿quién es el guapo y musculoso chico que hizo las veces de Adán y que vio a todas las bellas como Dios las trajo al mundo?

Por ahora su identidad es desconocida, pero aquí te dejamos unas fotos para que aprecies la belleza del cuerpo masculino.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Así se vivió la semi final

¡Bailes calientes y muchos besos!

Minuto a minuto la entrega de los pases dorados de Nuestra Belleza Latina 2014

Aleyda dejó las libras de más para ser una reina

Disfruta más imágenes
a tu izquierda