Hilos de oro

Hoy en día este tipo de procedimiento se conoce como 'hilos de oro' aunque existen otro tipo de 'hilos' muy parecidos, como los 'hilos rusos', que buscan el mismo objetivo. Ahora además del oro se usa el propileno, un hilo altamente resistente e imperceptible al tacto.Un poco de historiaEn un principio, este novedoso procedimiento era hecho en una forma muy artesanal, los cirujanos hacían su propio hilo y lo implantaban debajo de la piel. De esta forma, quedaba una especie de red de hilos de oro en el rostro que causaba muchos problemas por las reacciones alérgicas que desarrollaban los pacientes.Este revolucionario método de rejuvenecimiento causó sensación en el campo de la cirugía estética a mediados del siglo pasado, en donde se popularizó con el nombre de 'hilos rusos' por la nacionalidad de su creador, el cirujano plástico e investigador ruso Marlen Sulamanidze.Sulamanidze cambió la utilización de la tradicional malla de oro por unas cánulas con las que fijaba el hilo debajo de la piel.Después de su éxito en Europa, llegó a América por medio de Brasil, en donde adquirió el nombre de 'hilos brasileños' en honor al cirujano plástico brasileño José Antonio Beramendi, quien optimizó las características del implemento.Ya perfeccionada la técnica se cambió el material del hilo a propileno, que es ampliamente utilizado en todo tipo de cirugías. El propileno es implantado en la capa profunda del tejido adiposo facial, sin causar elevaciones o depresiones en la superficie de la cara y no siendo detectado a simple vista ni al tacto. Este tipo de hilo tiene muchas cualidades que lo hacen totalmente apto para esta cirugía: es absorbible, biodegradable, de fuerte resistencia, no provoca reacciones alérgicas, no es rechazado por el organismo y resiste las grandes tensiones musculares naturales del rostro.'Hilos de oro' e 'hilos rusos'La doctora Michelle Martínez, cosmeatra especializada en técnicas de rejuvenecimiento, explica que los 'hilos de oro' son un procedimiento sin cirugía que consiste en la inserción de hilos de oro en una zona superficial de la piel, a modo de malla, ya que estos hilos estimulan el colágeno y la elastina de la piel, encargados de retrasar el envejecimiento. El oro con el que se fabrican estos hilos, es oro puro de 24 kilates, que es entretejido con hilos de propileno para que pueda fijarse en la piel óptimamente.

Los 'hilos rusos' en cambio, se hacen por medio de la implantación con una cánula de hilos de propileno de 1.5 a 3 pulgadas (4 a 8 centímetros) con pequeñas espinas que se enganchan en los tejidos de la cara, lo que permite que se levanten las zonas de la cara afectadas por la flacidez.Una vez que el médico ha marcado las zonas a tratar, se aplica la anestesia local. A través de pequeñas incisiones se inserta bajo la superficie de la piel la cánula que sirve de guía para introducir los hilos y luego se tensan para levantar.Martínez comenta que en ambos procedimientos el objetivo principal es recolocar los tejidos donde originalmente estuvieron. "Resulta muy efectivo para levantar los pómulos, el mentón, elevar la cola de la ceja, tensar la papada y definir el óvalo facial, aunque algunos estudios demuestran que pueden ser aplicados en el área del sostén o del abdomen".Estas operaciones ambulatorias duran aproximadamente una hora, siempre con anestesia local y realizando pequeñas incisiones con el bisturí para introducir la malla de oro (en el caso de los 'hilos de oro') o la cánula con los hilos de propileno (en el de los 'hilos rusos') para alcanzar el tensor deseado dependiendo del descolgamiento facial.Este tipo de cirugía se ha vuelto muy popular debido a su rapidez y a sus visibles resultados. Además de no quedar cicatrices, en ambos procedimientos no hay sangrado y el proceso de recuperación es casi inmediato, quedando en el olvido esos largos periodos de reposo y descanso.El precio de cualquiera de los dos tipos de 'hilos' fluctúa entre los 600 y los 1000 dólares dependiendo del lugar donde los realicen, y tienen de vida de 5 a 10 años, tiempo en el que se vuelve a perder la tensión de los músculos faciales.Michelle Martínez recomienda estas operaciones para mujeres mayores de 40 años, edad en la naturalmente se empieza a perder la elasticidad de la piel. "No aconsejo estos procedimientos para mujeres menores, porque creo que sería un gasto inútil".Opciones a tu alcanceA pesar de todas las ventajas que tienen los 'hilos', sigue siendo un procedimiento muy caro que muchas veces queda fuera del alcance de nuestros bolsillos.Por esta razón diversas marcas especializadas en cosmética, como Ebel, Clinique y otras, se han esforzado en crear tratamientos que gradualmente crean el mismo efecto tensor. Excelentes opciones para cuidar de tu piel a un precio mucho menor y con muy buenos resultados.Eso sí, aunque apliques cremas, tratamientos o te sometas a cirugías plásticas de rejuvenecimiento, la mejor forma de cuidar tu piel es y seguirá siendo por medio de una alimentación balanceada, ejercicio físico y mucha hidratación.