¡Trucos para ser flaca!

mujer

Angelina Jolie posee una silueta envidiable y confiesa prestar mucha atención a todo lo que come. - EFE

Las francesas son famosas por ser las mujeres más delgadas del planeta. ¿Maravillas de la genética? ¿Privilegiadas de la especie o simplemente el chic francés? Pues no, se trata de algo mucho más sencillo que todo eso.En Francia los alimentos alcanzan unos precios elevadísimos, astronómicos, en comparación con el resto de Europa y América, por lo que las féminas de este país, en un alarde de practicidad a la par que coquetería, optan por ahorrarse el dinero a la vez que cuidan la línea. Tan fácil como que prefieren gastar sus ingresos en ropa antes que en comida. Increíble, pero cierto. Orden de prioridades.Por lo que proponemos lo siguiente. Del presupuesto diario, intenta gastar al menos el 60% en gastos que no sean comida, es decir, transporte, caprichos, necesidades y un 40% destinado a los víveres del día. Sushi para principiantesOtro de los grandes recursos para cambiar el metabolismo es acostumbrarse a la comida japonesa, que además de sana y con un alto contenido vitamínico se puede encontrar en cualquier parte del planeta y a cualquier hora. Contiene todo los ingredientes necesarios para sobrevivir a una intensa jornada laboral y es muy baja en calorías. Un buen consejo si sueles comer fuera de casa es que si tienes que elegir entre sentarte con mesa y mantel o comer de pie en la barra, elijas lo segundo, la comida te engordará hasta un 50% menos.También las ensaladas deberán convertirse en reinas de tus menús junto con las proteínas, éstas cocinadas preferiblemente al vapor o la plancha. No se trata de hacer dieta o comer pocas cantidades, sino de plantearse la alimentación como una manera sana de vivir. Es mejor comer así que comida precocinada o fritos.Sin embargo, tampoco se trata de obsesionarse, debes gozar de un día en que todo esté permitido, un día para relajarte de la semana de restricciones. Ese día podrás disfrutar de tu plato favorito, podrás tomar postre e incluso vino con las comidas. Pero ¡ojo! tampoco te propongas tirar por la borda todo el esfuerzo anterior, no se trata de una orgía gastronómica sino de desquitarte de las privaciones de la semana.

A este día de liberación le llamamos "Happy Day2 y deberá ser preferentemente un sábado o domingo, porque es cuando se es más proclive a comer fuera de casa, a reunirse con amigos y a tener ganas de comer y beber.Porque esa es otra cuestión a tener en cuenta, si quieres ser una mujer maniquí no puedes beber mucho alcohol, por lo menos no puede ser un hábito, aunque tampoco debes eliminarlo de tu dieta. Cocktail milagroEntre semana, o sea los días laborables, sustituye la cerveza por cerveza sin alcohol, pero ingiere una al día. Si estás muy acostumbrada a comer con vino, limítalo a 2 copas de vino blanco semanales y en cuanto a los tragos los fines de semana tienes vía libre. Te proponemos que bebas el cocktail milagroso: vodka + tónica (aguaquina) + pulco ( jugo de limón), bebida de las misses y modelos. Además es bueno habituarse a beber mucha agua, tanto entre horas, como en las comidas, para lo que llevarás siempre contigo una botellita en el bolso.No picar entre las comidas es uno de los mandamientos básicos de las estilizadas, si no puedes resistirte lleva siempre contigo zanahorias y manzanas y así no engordarás.Como ves se trata de sustituir unas comidas por otras, pero nunca de dejar de comer. Un truco bueno es intentar pasar todo un día a base de fruta (puedes tomar todas las piezas de fruta que desees). Sirve para limpiar el organismo y ayudar a "empequeñecer" el estómago. A pesar de que se trata de un gran esfuerzo a la larga cuesta menos seguir los hábitos posteriores.También es bueno que de vez en cuando intentes cenar sólo un yogur si te has pasado a la hora de la comida, acostarse con el estómago lleno es malo, se duerme peor y recuerda que lo que más engorda es la cena.Atenta a esta máxima: desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo.