Cómo ir de corto a largo sin sufrir

pelo

El proceso de crecimiento del cabello no tiene por qué ser un desastre. - EFE

Para empezar, córtate las puntas cada tres meses. Uno de los problemas más evidentes que ocurre cuando estás dejándote crecer el pelo es que pierde la forma. Un corte de muchas capas tienden a aplanarse en la parte de arriba mientras las puntas van en cualquier dirección, sin ton ni son. Cortarte las puntas con frecuencia ayuda a minimizar este problema y mantendrá tu estilo.

También puedes probar productos para estilizar el cabello. Gel, mousse, volumizador, pomada, fijador en spray… Tienes muchas opciones que, dependiendo de tus necesidades, ayudan a aumentar el volumen de tu cabello, moldear un nuevo look y esconder las puntas desordenadas.

Sugiero que experimentes con los accesorios para el cabello. A mí me encantan los sombreros. Encuentra uno que vaya con tu personalidad ya sea de día o de noche. También los cintillos, peinetas, prensadores son maravillosos para organizar tu cabello de la forma que quieras y añaden un toque divertido.

Asegúrate de acondicionar bien tu cabello durante esta etapa de crecimiento. Tu pelo tendrá más cuerpo y lucirá más lujoso si está en buenas condiciones.

Por último, ¡no pierdas la paciencia! Antes de lo que te imaginas, y sin mucho trabajo, estarás disfrutando de tu pelo largo. Eso es… hasta que decidas cortártelo de nuevo.